Arte y Arquitectura

El arte nazarí y la arquitectura de la Alcazaba y Gibralfaro

El arte y arquitectura nazarí, fue estilo propio que se dio en el Reino de Granada, constituye uno de las herencias más bellas del arte musulmán en España. 

Claro ejemplo de ello son algunos son de los monumentos que aún se conservan como: la Alhambra, la Alcazaba de Málaga, el Castillo de Gibralfaro, la Alcazaba de Antequera.

El Reino de Granada aún contando con una extensión de territorio relativamente pequeño, si lo comparamos con los reinos cristianos de la península, consiguió alcanzar un alto grado de florecimiento cultural.

Llegando incluso a crear un sistema defensivo muy sofisticado para su época, que causó verdaderos estragos entre las tropas cristianas.

La arquitectura en la Alcazaba

Esta arquitectura no se vería demasiado influenciada por el arte califal de Medina Azahara o la mezquita de Córdoba.

Aunque sí podemos encontrar algunos arcos típicos de la arquitectura nazarí, como son el arco de herradura con alfiz (un marco cuadrado en el que se envuelve al arco), las albanegas (enjuta de arco con forma triangular), además de elementos propios, como el capitel de las columnas de los palacios de la Alhambra.

El capitel, dividido en dos cuerpos, presenta en el primero, en forma de cilindro, una decoración muy sencilla y sobre él un prisma con los ángulos de la base redondeados, decorado de ataurique.

También contamos en la Alhambra, al igual que en la Alcazaba de Málaga un tipo de columna propio que no aparece en ninguna otra construcción.

Se trata de una columna de fuste cilíndrico muy fino, con una base que presenta una gran moldura cóncava, y adornada por anillos en su parte superior.

La decoración en los palacios de la Alcazaba

La mayor preocupación de los arquitectos de la Alcazaba era cubrir decorativamente cada espacio, por pequeño que fuese debía de quedar cubierto.

Aunque desgraciadamente se han perdido la mayoría de ellos en la Alcazaba de Málaga, solo se pueden observar algunos fragmentos y recreaciones de cómo pudo llegar a ser.

Estas paredes estaban recubiertas de cerámica o yeserías, hermosísimas y muy ricas, las cubiertas presentan armazones de madera labrados de manera exquisita, como la que se puede encontrar en la sala de la armadura mudéjar.

A pesar de tener prohibido el arte musulmán la representación de figuras, los temas de decoración de los nazaríes fueron son muy variados.

Se utiliza la clásica decoración caligráfica, en concreto escritura cursiva y cúfica, en la que se pueden leer: «sólo Dios es vencedor», además de otras frases. 

Los arquitectos granadinos utilizan diferentes elementos decorativos pero principalmente será el ataurique, o decoración vegetal, y, en menor medida, utilizarán la lacería y las redes de rombos.

Read also